Internacional

Ómicron vuelve a restringir la actividad social, mientras aumentan los casos

La variante ómicron del Covid-19 ha vuelto a restringir la actividad social en varios países europeos, mientras que cada vez son más los que blindan sus fronteras frente a los vuelos procedentes de países de África austral para intentar frenar el aumento de los contagios.

Países Bajos está ya en confinamiento nocturno para las actividades no esenciales, el Reino Unido reintroducirá el martes mascarillas en tiendas y transporte e Israel se ha convertido en el primer país del mundo en reintroducir la prohibición de entrada al país de los extranjeros.

Mientras tanto, siguen apareciendo casos de la variante ómicron: las autoridades sanitarias de Países Bajos han confirmado este domingo la presencia de al menos 13 casos entre los 61 pasajeros que dieron positivo el pasado viernes tras aterrizar en el aeropuerto de Ámsterdam en dos vuelos procedentes de Sudáfrica.

MASCARILLAS OBLIGATORIAS

Las mascarillas volverán a ser obligatorias en comercios y el transporte público en Inglaterra a partir del próximo martes, indicó este domingo el ministro de Sanidad, Sajid Javid, lo que supone una importante «marcha atrás» con respecto a la eliminación de las restricciones del pasado mes de julio.

Javid dijo que la situación «no está ni de lejos» tan mal como para pedir trabajar desde casa o reintroducir la obligación de mantener la distancia personal o reducir el contacto social.

Desde esta madrugada, los holandeses vuelven a la distancia interpersonal y el uso obligatorio de mascarillas en la hostelería, los cines y teatros, además de otros espacios cerrados de acceso al público.

Los comercios, la hostelería y otros lugares considerados actividades no esenciales como los gimnasios, las piscinas o los museos deberán cerrar máximo a las 17:00 horas. Se salvan de esta restricción los supermercados, farmacias y gasolineras, que podrán cerrar a las 20:00 horas.

MÁS FRONTERAS BLINDADAS

De todas las medidas de blindaje fronterizo, la de Israel es la más tajante: vuelve a cerrar sus fronteras a todos los extranjeros durante dos semanas para contener la propagación de la variante ómicron del Covid-19 y se convierte así en el primer país del mundo en hacerlo.

El gabinete interministerial de coronavirus decidió anoche el cierre de los aeropuertos a vuelos internacionales de todo el mundo, así como reimponer la cuarentena obligatoria a los israelíes que regresen al país, medidas que se impondrán en la madrugada del domingo al lunes.

Pero además, Filipinas ha sido el primer país que impide la entrada desde este domingo no solo a los extranjeros que en las dos últimas semanas hayan estado en siete países africanos (Sudáfrica, Botsuana, Namibia, Zimbabue, Lesoto, Suazilandia y Mozambique), sino que incluye además a países europeos (siete en total: Austria, la República Checa, Hungría, Países Bajos, Suiza, Bélgica e Italia).

Indonesia y Nueva Zelanda también han decidido este domingo restringir la entrada de viajeros extranjeros procedentes de países de África austral.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba