Connect with us

Internacional

El Líbano se queda sin pan: productos básicos escasean por aguda crisis económica y social

Publicado

on

El pan escasea este lunes en el Líbano por la falta de combustible para su cocción, un alimento básico que se suma a otros productos casi imposibles de encontrar en medio de un rápido deterioro de la situación desde que el Banco Central anunciase el miércoles la retirada de los subsidios a los carburantes.

En la Provincia Norte, incluida su capital Trípoli, la segunda ciudad más poblada del país, solo 15 de las 95 panaderías que producen pan estuvieron operativas hoy debido a la escasez de combustible, un bien “que ya ni existe”, explicó a Efe el representante del Sindicato de Panaderías para la región, Tariq al Mir.

Agregó que además casi todas las materias primas necesarias para hacer pan, cuyo precio establecido por las autoridades ha registrado varias subidas en los últimos meses, son importadas y deben ser pagadas en dólares, una moneda que se cambia en el mercado negro por unas 20.000 libras libanesas la unidad.

Tras perder más del 90% de su valor desde el comienzo de la crisis económica a finales de 2019, la divisa local se mantiene fuertemente inestable y a Al Mir le preocupan en especial los efectos que tendría en la industria panadera el levantamiento de los subsidios al trigo y al combustible.

El gobernador del Banco Central, Riad Salame, anunció la semana pasada el fin de los subsidios al combustible, una decisión que ha topado con el rechazo del Gobierno y que el jefe de la entidad emisora cree que solo puede ser evitada si el Parlamento permite la utilización de las “reservas obligatorias”.

Se trata de una cantidad base mínima que debe ser mantenida legalmente y que permite a los bancos reducir el riesgo de insolvencia, entre otras cosas.

Mientras tanto, la ya acuciante escasez de carburantes se ha agravado fuertemente en los últimos días, obligando a muchos comercios y establecimientos a cerrar ante la casi inexistencia de diésel para hacer operar los generadores eléctricos en momentos en que el suministro de luz pública no llega a una hora diaria.

El líder sindical reconoció que sin los subsidios el paquete de pan pasaría a costar 20.000 libras frente a las 1.500 de antes de la crisis y se preguntó si “el ciudadano pobre cuyo salario sigue siendo menor de 1,2 millones de libras” podrá permitirse un alimento tan básico como este.

Mussa, de 26 años, regenta una de las panaderías con horno que permanecen abiertas en Beirut y desde hace tiempo ya solo vende “kaak”, un tipo de pan tradicional que cuesta ya cuatro veces más que hace un par de años y del que hoy hace ya “apenas nada”, afirmó a Efe.

“Antes de que la crisis (más reciente) empezase llenamos nuestro generador al máximo con combustible y todavía utilizamos de ese hasta ahora. Todavía tenemos uno poco para operar durante dos o tres días, pero cuando se acabe tendré que parar”, dijo el joven.

Mussa mantiene que la mayoría de los establecimientos cercanos, dedicados a la cocción de otros tipos de pan que requieren menos temperatura, tienen hornos a base de gas, otro bien casi imposible de encontrar hoy en la capital, al igual que las medicinas o la leche para bebés.

Click para comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Internacional

COVID-19: Perú confirma primeros casos de variante delta plus

Publicado

on

La variante delta plus “genera una fuga inmunológica, que es una disminución de la efectividad de la vacuna. Esto no quiere decir que las vacunas aplicadas no sirvan”, dijo Hernando Cevallos. (más…)

Continuar Leyendo

Internacional

Suiza “da el sí” a matrimonio igualitario según primeras proyecciones tras referéndum

Publicado

on

Los suizos dijeron sí al matrimonio homosexual en un referéndum celebrado este domingo, según un sondeo preliminar tras el cierre de los colegios electorales.

Los partidarios del matrimonio entre personas del mismo sexo se impondrían, tal como predecían los sondeos antes del escrutinio, frente a los opositores, principalmente el UDC, el partido más importante del país centroeuropeo, así como ciertos grupos religiosos.

El país alpino se alinearía así con la mayoría de los estados de la Europa occidental.

El no había recuperado terreno a medida que se acercaba la fecha del referendo, pero seguía siendo minoritario.

El último sondeo del Instituto gfs.bern, entre el 1 y el 9 de septiembre, mostraba un 55% a favor y un 27% en contra. La anterior encuesta, entre el 2 y el 16 de agosto, ofrecía incluso un margen mayor entre el 55% y el 20%.

Carteles impactantes

El sondeo destacó que ciertos grupos religiosos del partido conservador Unión Democrática del Centro (UDC) –la principal formación del país– se oponían, aunque en sus filas también hay partidarios del sí.

Suiza despenalizó la homosexualidad en 1942, pero diversas autoridades municipales y cantonales disponían de registros que incluían a los homosexuales, en algunos casos hasta principios de 1990.

Las parejas del mismo sexo ya pueden sellar un pacto civil, pero el nuevo texto prevé que puedan adoptar a un niño. Además, las uniones entre mujeres podrían recurrir a la donación de esperma, uno de los puntos más controvertidos.

Los opositores centraron su campaña, marcada por carteles impactantes, en la mercantilización de los niños y argumentando que “el matrimonio entre personas del mismo sexo mata al padre”.

En una de sus pancartas, se puede ver a un bebé llorando, con una etiqueta en la oreja generalmente utilizada en el ganado, con la pregunta “¿Bebés por encargo?”.

En otro cartel, una enorme cabeza de zombi, que se supone representa a un padre fallecido, mira a los transeúntes. Una escuela primaria en Valais decidió cubrirlo porque asustaba a los niños.

Impuesto al capital

Por otra parte, según las encuestas del Instituto gfs.bern, los electores rechazaron una segunda propuesta lanzada por iniciativa de los jóvenes del Partido Socialista cuyo lema era “¡El dinero no trabaja, tú sí!”.

La iniciativa exigía que los ingresos del capital (intereses, dividendos, por ejemplo) se graven 1,5 veces más que los del trabajo.

Preveía una exención de este impuesto por una suma de, por ejemplo, 100.000 francos anuales (unos 108.000 dólares, 92.000 euros), pero los ingresos fiscales adicionales se utilizarían para reducir la tributación de los ingresos bajos y medios o para financiar prestaciones sociales como guarderías, subsidios al niño, seguro médico o de formación, destaca el sitio web de los partidarios de esta propuesta.

Los sondeos ya daban la iniciativa por perdida.

Continuar Leyendo

Internacional

Tres soldados del Ejército colombiano mueren luego de caer a campo minado

Publicado

on

Tres soldados murieron al caer en un campo minado presuntamente por las disidencias de la exguerrilla de las FARC en una conlfictiva región del suroeste de Colombia, informó este sábado el Ejército.

El viernes “fueron asesinados tres soldados, uno resultó herido y algunos más quedaron aturdidos por la onda de la explosión”, detalló el Ejército en un comunicado.

Los artefactos, explotaron cuando una tropa realizaba actividades terrestres de “verificación de área” en una zona rural de Dagua, municipio del departamento del Valle del Cauca.

De acuerdo con los militares, el campo había sido minado por miembros de la Columna Móvil Jaime Martínez, una de las disidencias de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), conformada por rebeldes que no se acogieron al proceso de paz firmado en 2016.

Colombia, vive un repunte de la violencia a pesar del acuerdo entre el gobierno y la exguerrilla que condujo a su desarme.

Por su ubicación estratégica para el tráfico de droga hacia Estados Unidos y Europa, en el Valle del Cauca operan diversos grupos armados que se financian de ese negocio ilegal.

Según la Defensoría del Pueblo, la violencia en esa región se ha incrementado debido al paso constante de la disidencia de las FARC.

Esos rebeldes y otros grupos armados como la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), usan las minas antipersona para proteger narcocultivos o como arma en el marco del conflicto.

Más de 12.000 personas han sido víctimas de minas en Colombia, que llegó a ser considerado como el segundo país más afectado en el mundo por estos explosivos, después de Afganistán. El 19% de dichos afectados murieron.

Sin un mando unificado, las disidencias cuentan con unos 2.500 miembros, de acuerdo con las autoridades.

Asimismo, Colombia es el mayor productor de cocaína del mundo, según la ONU

Continuar Leyendo

LO+ LEIDO AHORA