PAÍS

Junaeb reduce a la mitad el pan para combatir el sobrepeso y obesidad

Según cifras de la entidad, el 54% de los estudiantes en Chile presenta algún tipo de malnutrición por exceso.

 

Tras el regreso de estudiantes a clases presenciales, la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) introdujo una serie de cambios a su Programa de Alimentación Escolar (PAE): reducirán a un 50% el consumo de pan al desayuno, incrementarán los cereales integrales y dirán adiós a los postres de leche, entre otras medidas.

El aumento del sobrepeso y la obesidad de niños, niñas y adolescentes en Chile es alarmante: según cifras de Junaeb en 2020, el 54% de los estudiantes presenta algún tipo de malnutrición por exceso, y la obesidad total llega a niveles cercanos al 30% en los primeros niveles educacionales -prekínder, kínder y primero básico-.

NUEVO MENÚ

Entre los nuevos platos que serán parte del menú de los estudiantes, desde salas cunas a cuarto medio, hay yogurt con granolafruta fresca -que se servirá por primera vez durante la primera comida del día- y omelette de huevo relleno con tomate al desayuno, en reemplazo de las conocidas hallullas o marraquetas con mantequilla.

Por otro lado, se aumentarán las variedades de productos del mar, incorporando nuevos pescadosmariscos y algas, preparados también como albóndigas o hamburguesas.

Algo similar ocurrirá con las legumbres, que pasarán a ser servidas como mínimo seis veces al mes en formato de guisosopas y otras preparaciones.

Los productos integrales como panarroz y pastas también llegarán al menú de almuerzo de los estudiantes, al igual que cereales como la quínoamote y polenta.

Además, la fruta fresca será entregada como reemplazo de los postres de leche

 

“Los cambios que estamos realizando generarán un impacto en la alimentación escolar, elevando a calidad nutricional muy por sobre lo que se había entregado históricamente. No sólo reduciremos el pan, sino que se aumentarán las proteínas y se potenciará un cambio de hábito con las frutas al desayuno”, enfatizó Jaime Tohá, director nacional de Junaeb.

En esta línea, explicó que “vamos a aprovechar el retorno a clase para recibirlos y estar preparados con una alimentación más saludable, con cambios, con modificaciones que van a ser un factor protector. Tenemos un ejemplo hoy muy claro, de cómo vamos a trabajar: en adelante en el desayuno el pan lo vamos a reducir a la mitad y eso es una política muy importante, que significa ir sacando y retirando aquellos alimentos que sabemos que son negativos, que no contribuyen en nada a controlar la obesidad”.

“Este pan que retiramos va a ser reemplazado por frutas al desayuno, que es una medida que se hace por primera vez en la historia del programa. Vamos a estar dando huevos al desayuno en forma de omelet, huevo duro, etcétera, que nos va a permitir entregar estas proteínas de calidad desde la mañana“, puntualizó Toha.

El chef Juan Pablo Mellado, director del Laboratorio Gastronómico, comparte esas palabras: “el desafío nuestro es hacer que los niños coman rico y nutritivo. El hecho de que una preparación sea sabrosa no sólo sirve para que se coman el almuerzo, sino que es la manera de demostrarles que los productos saludables no son sinónimo de comida desabrida o fome”.

“Creemos que es un camino más fácil el tema del desayuno de convencer a los niños de que esto no sólo es saludable, sino que también es rico. Es más fácil que, por ejemplo, tratar de aumentar la cantidad de pescado y mariscos que comen, porque no están tan relacionados con eso. Los niños están más relacionados en el mundo del desayuno con los cereales, la fruta, los jugos, etcétera, y no tanto así con los pescados y los mariscos”, advirtió.

“Ahí tenemos más desafío porque a los niños les parece más intimidante un producto como los choritos, por ejemplo, pero puestos con una pasta, con una rica salsa de tomate, bien presentados, a punto y con su jugo como corresponde, hemos tenido buenos casos de aceptación“, puntualizó el profesional.

El PAE es un programa que atiende diariamente a casi dos millones de estudiantes, en plena etapa de desarrollo, en 12.300 establecimientos educacionales públicos y particulares subvencionados de todo el país.

Back to top button