Connect with us

Opinión

¿Qué está pasando con el plan paso a paso?

Publicado

on

Por Ximena Fernández, Epidemióloga Académica UCEN región de Coquimbo

 

Al inicio de marzo nos sorprendimos con la noticia de que toda la región metropolita pasaba a la etapa 1 del plan paso a paso, cuarentena total, de la misma forma que gran parte de las comunas del resto de las regiones después de un relajado verano en pandemia, donde los permisos de vacaciones superaron los dos millones.

Esto último sin duda trajo como consecuencia el aumento de contagios que en abril nos enfrentaba a un peak de casos nuevos diarios incluso mayor que en los peores momentos de la pandemia en 2020. En el intertanto, avanzaba exitosamente el programa de vacunación, que según la información oficial al día de hoy, cerca del 70% de la población objetivo ha recibido la primera dosis.

Las comunas más emblemáticas avanzan en el plan paso a paso y se habilita un pase de movilidad que permite a las personas vacunadas, con las dosis y tiempos correspondientes, a movilizarse libremente por comunas que no estén en cuarentena y a realizar viajes interregionales sólo portando el formulario C19 ¡Sorprendente! Un relajo a casi 15 meses de la llegada de la pandemia a Chile. Pero si miramos los datos, los que se informan diariamente en la página oficial del gobierno, los casos nuevos nunca volvieron a los niveles alentadores observados entre el pasado octubre y diciembre pasados.

A casi dos meses del peak de la segunda ola, a inicios de abril de este año, hoy nos acercamos rápidamente a los 9.000 casos diarios, el promedio de edad de hospitalizaciones por manifestaciones graves de la enfermedad ha disminuido considerablemente, la ocupación de camas críticas está casi al tope, aumenta la positividad del test PCR, el numero reproductivo efectivo nacional es mayor a uno y, 11 de las 14 regiones de nuestro país presentan cifras incluso más desfavorables de cuando pensábamos que la segunda ola había pasado. Entre ellas, nuestra conurbación de La Serena y Coquimbo a pesar de tener peores cifras con las que se decretó la cuarentena total durante marzo hoy sigue en fase dos pese a todas las expectativas.

Cabe entonces preguntarse ¿cuáles son los criterios que hoy prevalecen para determinar si se avanza o retrocede en el plan paso a paso? ¿Son realmente los criterios epidemiológicos? ¿o prevalecen otros criterios como los fines de semana largo o las próximas vacaciones de invierno? No queda más que insistir en el llamado al autocuidado, el uso de mascarillas, lavado de manos, el distanciamiento físico y a privilegiar las actividades que puedan desarrollarse al aire libre.

 

Click para comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Opinión

“Una nueva enseñanza”

Publicado

on

Por Cristina Cid, “Contenido Educativo Kodea – IdeoDigital” (más…)

Continuar Leyendo

Opinión

“Lo necesario de la inversión extranjera en Minería”

Publicado

on

Por Sergio Hernández, Director Ejecutivo de la Asociación de Proveedores Industriales de la Minería. APRIMIN

(más…)

Continuar Leyendo

Opinión

¿Cómo ha impactado el Covid el mundo de la salud y seguridad en el trabajo?

Publicado

on

La COVID19 nos ha afectado profundamente, en especial a trabajadores de las áreas social y de la salud, debido a la amenaza de enfermar, al estrés y verse sometidos a actos de violencia, entre otros.

Asimismo, las estrategias para combatir la pandemia han generado nuevos riesgos asociados al confinamiento, restricción de movilidad, pérdida y/o precarización de empleos, cierre de empresas, teletrabajo, alteraciones de las cadenas internacionales de suministro, entre muchos otros, que impactan en la calidad de vida y el bienestar de trabajadores y trabajadoras.

Los impactos principales se evidencian en los ámbitos psicosocial, ergonómico, químico y en muchos más que aún nos resta por identificar. Se suma a esto que puede existir demora en el tratamiento de otras patologías preexistentes, debido a la sobrecarga del sistema de salud.

Quienes ejercen labores formales e informales han sido especialmente vulnerables en esta etapa, ya que carecen de protección suficiente y oportuna. Los efectos secundarios de la crisis han incidido, a su vez, en la precarización de las condiciones de trabajo, los salarios y la viabilidad de las empresas, por lo que la recuperación del empleo y de los factores que protejan la salud requieren de políticas robustas e integrales.

Si bien desde el inicio de la pandemia el gobierno, el sector privado y las familias han reaccionado a la crisis sanitaria a través de medidas de prevención, tratando de salvaguardar la salud y el empleo. Sin embargo, no ha sido suficiente porque las consecuencias de todo lo vivido, aún no logramos dimensionarlo en su totalidad digno, pero el impacto en la salud y seguridad de los trabajadores y por su intermedio a sus familias, aún no logramos dimensionarlas en su totalidad. Es momento entonces de asumir un liderazgo que permita implementar y fortalecer sistemas de gestión en salud y seguridad en los espacios laborales, capaces de adaptarse a las condiciones extremas en lo sanitario, social, político y económico.

La crisis ha puesto de relieve la necesidad de una legislación en estas materias, que se adapte a lo imprevisto y facilite dar respuestas rápidas y adecuadas, para enfrentar los nuevos riesgos emergentes. En ese aspecto, tampoco nos podemos olvidar de la importancia del cumplimiento de la normativa y de extremar los mecanismos de inspección para aprender a vivir y superar las dificultades que puedan venir.

Continuar Leyendo

LO+ LEIDO AHORA