INTERNACIONAL

Ositos de agua: los seres más indestructibles del mundo… ¿podrían sobrevivir a un disparo?

Los tardígrados, invertebrados microscópicos también conocidos como osos de agua y cerditos de musgo, son omnipresentes en todo el mundo y se encuentran tanto en ecosistemas terrestres como acuáticos en casi todas partes.

En realidad, no es una sorpresa: estas diminutas criaturas son capaces de sobrevivir a condiciones insanas: según reporto la revista Science, pueden sobrevivir a temperaturas extremas, desde los respiraderos volcánicos del fondo del océano hasta los climas gélidos de la Antártida, así como el vacío del espacio y dosis letales de radiación.

Científicos prueban los límites de supervivencia del oso de agua

Ahora, para probar los límites de supervivencia del oso de agua, investigadores cargaron a los seres microscópicos en una pistola y los dispararon contra objetivos de bolsas de arena para probar su tasa de supervivencia al impacto. Según un estudio publicado en Astrobiology, resulta que los tardígrados pueden sobrevivir a los impactos violentos, pero solo hasta cierto punto antes de empezar a desmoronarse.

¿Por qué dispararlos a altas velocidades?

Los científicos pretenden saber si los organismos similares a los tardígrados pueden sobrevivir a ciertas condiciones en el espacio, con el fin de poner límites a dónde y cómo podríamos encontrar vida extraterrestre en el Sistema Solar, y cómo podríamos evitar contaminarla.

Estos supuestos bichos “indestructibles” fueron noticia mundial en 2019, cuando una nave espacial que transportaba algunos se estrelló en la Luna, lo que provocó especulaciones sobre la supervivencia de los tardígrados en nuestro satélite.

Los tardígrados (Tardigrada), llamados comúnmente osos de agua

La posibilidad de la panspermia

Ciertamente, planteó algunas preguntas interesantes. Durante años, los científicos han especulado con la posibilidad de la panspermia, o formas de vida microscópicas que llegan de un planeta a otro a través de meteoritos o cometas. La panspermia podría explicar cómo empezó la vida en la Tierra. También podría determinar si una redistribución similar de la vida podría ocurrir por el mismo método en otros planetas hospitalarios.

Por ello, la astroquímica Alejandra Traspas y el astrofísico Mark Burchell, ambos de la Universidad de Kent (Reino Unido), diseñaron un experimento para averiguarlo.

El experimento: pistola de gas ligero

Los científicos pusieron a prueba la teoría disparando a los tardígrados con una pistola de gas ligero de dos etapas de laboratorio, que se parece más a un cañón que a una pistola. El “cañón” del estudio utiliza pólvora tradicional e hidrógeno o helio presurizado para disparar a altas velocidades de hasta ocho kilómetros por segundo.

Antes del experimento, el equipo de investigación alimentó a 20 tardígrados de agua dulce, Hypsibius dujardini, con una dieta de musgo y agua mineral antes de congelarlos durante dos días, informó Science.

La congelación de los tardígrados de agua los coloca en un estado de “túnel”, algo así como de hibernación. Una vez congelados, los organismos microscópicos se colocaron en balas de nylon huecas y se dispararon hacia un objetivo de arena a velocidades superiores a las que puede alcanzar una pistola.

A continuación, fueron cargados en el cañón y se dispararon contra objetivos de arena en una cámara de vacío a un rango de velocidades de 0,556 a 1,00 kilómetros por segundo.

El blanco de arena se vertió entonces en una columna de agua para aislar a los tardígrados, que se separaron y observaron para determinar el tiempo que tardaban en revivir del estado de aturdimiento.

Pueden sobrevivir a velocidades de impacto de unos 1.845 kilómetros por hora

Los investigadores descubrieron que los osos podían soportar un impacto de hasta 900 metros por segundo y presiones de choque de hasta 1,14 gigapascales. A mayor velocidad, los aparentemente invencibles osos acuáticos se desmoronaban.

Los resultados del estudio muestran que los tardígrados pueden sobrevivir a velocidades de impacto de unos 1.845 kilómetros por hora. Sin embargo, los meteoritos que chocan contra otros planetas tienen presiones de choque más altas que las probadas en el experimento, lo que significa que lo más probable es que los tardígrados no sobrevivan a un impacto.

Science Photo Library

Sin embargo, algunos meteoritos que chocan contra la Tierra o Marte pueden experimentar presiones de choque más bajas a las que un oso de agua podría sobrevivir, explicó Traspas a Science.

Aunque los resultados no concluyeron si los osos de agua sobrevivieron al choque en la Luna, los investigadores del estudio dijeron que sus conclusiones determinan cómo los investigadores pueden recoger de forma segura formas de vida de otros planetas sin convertirlas en pedazos como los osos de agua.

Según informa Vice, el estudio también explica cómo los investigadores podrían detectar vida durante los sobrevuelos de la luna de Saturno Encélado y la luna de Júpiter Europa. Ambas lunas expulsan penachos de agua salada que pueden o no contener formas de vida.

Back to top button