INTERNACIONAL

Europa, en alerta máxima por la tercera ola: “Se propaga rápido y por todos lados”

Los hospitales están al límite en todo el continente ante la proliferación de nuevas variantes y la escasez de vacunas.

 

Más de un año después del inicio de la pandemia, Europa está soportando una primavera sombría. Los contagios, las hospitalizaciones y las muertes por Covid-19 aumentan en muchos países mientras el continente se enfrenta a una variante más infecciosa, a la escasez de vacunas y al cansancio de la población por los confinamientos.

En Francia “la epidemia se propaga rápidamente, y se está extendiendo a todas partes”, dijo el primer ministro Jean Castex en el parlamento el jueves después de que el presidente Emmanuel Macron anunciara el tercer cierre nacional del país, que incluye restricciones de viaje y suspensión de las clases en las escuelas y amplía un toque de queda de 19hs a 06 hrs.

En dos semanas, dijo Castex, el número de nuevos casos registrados en Francia aumentaron un 55%, hasta 38.000 diarios. Este crecimiento de dos semanas se compara con el incremento de 95% en Bélgica y de 48% en Países Bajos en un período de tiempo similar; en Alemania, subieron 75%. Parte de este aumento refleja la realización de mayor cantidad de testeos.

A este último fuerte avance de la pandemia en Europa, provocado por la propagación de la ahora dominante cepa B.1.1.7 que se observó por primera vez en Inglaterra, se lo suele denominar “tercera ola”, pero si se observa todo el continente en su conjunto se parece más a un mar confuso donde algunas epidemias nacionales están empeorando, otras están alcanzando su pico y otras están disminuyendo.

En Alemania, la nación más poblada de la UE, “desde mediados de marzo fueron internados en unidades de cuidados intensivos 1000 pacientes más”, contó Christian Karagiannidis, de la Asociación Interdisciplinaria de Cuidados Intensivos y Medicina de Urgencia del país. Si las cosas siguen a este ritmo, dijo, “habremos llegado al límite de nuestra capacidad habitual en menos de cuatro semanas”.

Dado que los adultos mayores son prioritarios en la vacunación, ya no son sólo los ancianos los que luchan por su vida en las unidades de cuidados intensivos de toda Europa. “Ahora son los pacientes de mediana edad y también los más jóvenes los que deben ser ventilados”, dijo la canciller Angela Merkel en un podcast el pasado viernes.

En España e Italia, la situación también se está deteriorando. “Con la variante británica, a pesar de todas las restricciones vigentes, no hemos tenido el descenso de nuevos casos que esperábamos”, dijo Giovanni Leoni, vicepresidente de la federación italiana de médicos.

Europa del Este también recibió un fuerte golpe. En Polonia, la tercera ola de la pandemia es la peor hasta el momento; subieron los contagios diarios a niveles récord y el sistema sanitario del país está al límite. En Polonia hay ahora más personas con respiradores y hospitalizadas con Covid-19 que en cualquier otro momento desde que la pandemia comenzó en China el año pasado.

“Estamos atravesando los peores días de la pandemia”, dijo el ministro de Salud polaco, Adam Niedzielski, en una entrevista televisiva la semana pasada. En la República Checa, los casos han empezado a descender después de que el gobierno puso en marcha un estricto aislamiento tras el aumento de casos registrado a fines de febrero. Los contagios en Eslovaquia también han alcanzado su punto máximo.

La lentitud en la vacunación ha limitado la capacidad de los 27 Estados miembro -que hicieron una compra conjunta de vacunas- para controlar la pandemia. Esto contrasta con la rápida inoculación contra el Covid-19 en Israel, Reino Unido y Estados Unidos. “Tenemos más de 200.000 médicos preparados para vacunar a los ciudadanos, pero la falta de vacunas está atrasando todo. A estas alturas deberíamos estar muy adelantados, pero seguimos completamente empantanados”, dijo Leoni.

El suministro debería mejorar rápidamente en las próximas semanas. Se prevé que las entregas de vacunas pasen de 107 millones de dosis en el primer trimestre a 360 millones en el segundo, según la Comisión Europea. La diferencia es aún mayor de lo que parece porque 55 millones de las vacunas del segundo trimestre son de la monodosis de Johnson & Johnson. Las otras tres vacunas aprobadas requieren dos dosis por paciente. Esto debería significar que la UE cuenta con suficientes vacunas para alcanzar su objetivo de inocular al 70% de su población adulta, es decir, unos 255 millones de personas, para septiembre.

 

Fuente: Financial Times

Back to top button