Connect with us

Destacados

Cómo actúa Sinovac frente a las nuevas variantes del COVID-19

Publicado

on

La vacuna desarrollada por la farmacéutica china aún está en estudio, aunque algunos estudios del Instituto Butantan de Sao Paulo han entregado datos sobre su utilidad.

 

La vacuna CoronaVac contra el coronavirus desarrollada por la farmacéutica Sinovac Biotech es una de las más usadas en Chile y Latinoamérica, por lo que su efectividad frente a las distintas variantes “de preocupación” del COVID-19 está en constante monitoreo.

Hasta el momento, la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene tres variantes identificadas, las que a diferencia de las que circulan en la mayoría del mundo podrían tener una mayor contagiosidad, generarían cuadros más graves de enfermedad y, posiblemente, evadirían el efecto de las vacunas.

La variante B.1.1.7. de Reino Unido, la P1 de Brasil y la B.1.351 (501.V2) de Sudáfrica son parte de este grupo de mutaciones en el genoma viral del virus.

La fórmula de Sinovac, que está desarrollada bajo la tecnología de virus inactivado, había demostrado ser eficaz con diversas formas del SARS-CoV-2, pero las pruebas que arrojaron estas conclusiones se desarrollaron antes del reporte de estas variantes.

Durante los últimos días han surgido diversos anuncios de estudios -varios de ellos con revisión pendiente de parte de la comunidad científica– que entregan mensajes contradictorios sobre el fármaco. Desde ese punto de vista, la única información oficial disponible por el momento es la que ha entregado el Instituto Butantan de Sao Paulo, que desarrolló las pruebas clínicas más extensas de la vacuna.

A la espera de mayores antecedentes, se estima que la CoronaVac de Sinovac aún podría ser útil para prevenir la enfermedad grave en contagiados con las variantes de precaución.

Variante británica

La B.1.1.7. fue la primera que desató las alertas en todo el mundo. Su aparición estuvo directamente asociada al aumento de casos en Reino Unido, país que tuvo que entrar a una cuarentena total a inicios de 2021.

Inicialmente, se informó que la variante era más contagiosa, pero no implicaría un aumento en la mortalidad de los pacientes. Una vez superada la gran ola de infecciones, las autoridades británicas aseguraron que la nueva forma del virus sí implicó un incremento en los fallecimientos.

El 10 de marzo, el gobernador del estado de Sao Paulo, Joao Doria, quien lideró junto con el Instituto Butantan las pruebas de la fórmula, aseguró que la vacuna “tiene una alta eficacia” en esta variante. Más allá de este anuncio público, aún no se ha entregado un estudio completo a través de una investigación en una revista científica.

Variante brasileña

La P1 es, tal vez, la variante que más preocupación está generando en el mundo.

Surgida en el estado de Amazonas, está asociada no solo a una mayor contagiosidad, sino que también a una mayor reinfección de los pacientes.

Esta forma del SARS-CoV-2 se ha expandido a prácticamente todos los países de Sudamérica. Por lo mismo, existe una preocupación sobre la utilidad de la vacuna de Sinovac, que se ha entregado en el propio Brasil, además de Chile, Colombia y Uruguay.

Los primeros informes entregados por expertos fueron poco prometedores. Un reporte de investigadores de Brasil, Estados Unidos y de Reino Unido, que fue enviado a la revista The Lancet -y que aún está a la espera de la revisión de pares- aseguró que no se logró neutralizar eficazmente la P1 en plasma de pacientes vacunados con CoronaVac.

Pero los encargados del estudio en Brasil refutaron inmediatamente y aseguraron que la vacuna Sinovac sí era eficaz con todas las variantes, incluyendo la P1. Sus dichos se basaron principalmente en la composición del fármaco, que está desarrollado con una tecnología “tradicional” a diferencia de otras fórmulas como Pfizer o AstraZeneca, que usan extractos del virus.

“Las vacunas compuestas por virus inactivados, como las producidas por el Instituto Butantan (CoronaVac), tienen todas las partes del virus. Esto puede generar una respuesta inmune más completa en comparación con otras vacunas que usan solo una parte de la proteína Spike (proteína que usa el coronavirus para infectar células). La vacuna inactivada de Butantan logra tener una proteína Spike completa”, señaló un informe.

En marzo se informó de la existencia de un estudio preliminar que entregaría pruebas de esto, el que aún no ha salido a la luz.

Variante sudafricana

De todas las variantes investigadas, la B.1.351 (501.V2) ha sido calificada como una de las “peores”. Detectada en diciembre de 2020, está directamente asociada al aumento de casos de COVID-19 en Sudáfrica, el país más afectado con la pandemia en el continente africano.

Sus efectos en las vacunas son directos, a tal nivel que la farmacéutica AstraZeneca tuvo que suspender la entregada de dosis a la nación, luego que se detectara que su fórmula -basada en un vector viral no replicante (adenovirus de chimpancé)- tenía una eficacia bajo el umbral de lo necesario para proteger a la población.

El Instituto Butantan señaló que, al igual que con la B.1.1.7. y P1, la vacuna de Sinovac sí es eficaz contra esta variante debido a que posee el virus completo de forma inactivada.

A diferencia de las otras dos variantes de preocupación, la sudafricana no se ha extendido en Sudamérica, por lo que gran parte del interés se ha centrado en la británica y brasileña

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Destacados

Alerta Mundial entre expertos por casos de PIMS registrados en adultos mayores

Publicado

on

De acuerdo a la información entregada por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), un total de nueve pacientes de este grupo etario ha sido diagnosticado con este síndrome. (más…)

Continuar Leyendo

Destacados

Universidad de Oxford frena las pruebas con la vacuna de AstraZeneca en menores

Publicado

on

La Universidad británica de Oxford ha detenido las pruebas que hace con su vacuna -desarrollada con AstraZeneca– en niños y adolescentes hasta que la agencia reguladora del medicamento del Reino Unido (MHRA) proporcione más información sobre su posible relación con coágulos sanguíneos.

En un comunicado enviado a Efe, un portavoz de la universidad señaló que “aunque no hay preocupación sobre la seguridad en el ensayo clínico pediátrico”, Oxford ha decidido “esperar a (tener) información adicional del MHRA en su investigación de casos raros de trombosis antes de administrar más vacunas”.

“Padres y niños deberían seguir yendo a todas sus visitas previstas y pueden contactar los lugares de las pruebas si tiene cualquier duda”, señaló el portavoz.

Este anuncio, que no significa que los ensayos se terminan sino que se ponen en “pausa” hasta tener las conclusiones del regulador, llega en un momento en que crece la desconfianza en el Reino Unido hacia la vacuna de Oxford/AstraZeneca, que han recibido la mayoría de los 31,6 millones de británicos que tienen ya la primera dosis.

El Gobierno británico ha instado a todos los ciudadanos a que sigan acudiendo a vacunarse cuando sean citados, sea para recibir la inyección de AstraZeneca o la de Pfizer, las dos únicas aprobadas hasta el momento en el país.

Siete personas han muerto en el Reino Unido a causa de unos raros coágulos de sangre después de recibir la vacuna de AstraZeneca contra la covid-19, si bien aún no se ha determinado que exista una relación causal con la inoculación.

La MHRA señaló la semana pasada que se han identificado 30 casos de esos raros coágulos de sangre entre los 18,1 millones de personas vacunadas con ese preparado hasta finales de marzo.

De los 30 incidentes, 22 corresponden a trombos cerebrales venosos (CVST, por sus siglas en inglés) y ocho a otros problemas relacionados con la coagulación de sangre con bajo nivel de plaquetas.

Continuar Leyendo

Destacados

Estudio de vacuna Sinovac en Chile: efecto se logra entre 14 a 28 días después de la segunda dosis

Publicado

on

El sitio médico medRxiv publicó resultados sobre las investigaciones realizadas por la Pontificia Universidad Católica (PUC), respecto a los estudios de la fase 3 de la vacuna contra el covid-19 desarrollada por la empresa china Sinovac en noviembre pasado.

Los resultados mostraron que la mayoría de los inoculados con la vacuna de Sinovac, tuvieron como reacción adversa primaria sólo el dolor de la inyección, aunque en el grupo de 18 a 59 años el 58,4% registró dolor, en comparación con el 32,0% en el grupo de 60 años o más.

Además, los resultados mostraron que los anticuerpos se podían detectar desde los 14 a 28 días después de la segunda dosis, tanto en adultos como en mayores de 60 años, consigna diario La Tercera.

“Se observó un muy buen perfil de seguridad tanto en adultos y adultos mayores de 60 años, con anticuerpos detectables significativamente entre los 14 y 28 días después de la segunda dosis”, 
indicó la doctora Susan Bueno, académica de la PUC, investigadora del Instituto Milenio en Inmunología e Inmunoterapia (IMII) y directora del ensayo.

“Por el contrario, después de la primera dosis, notamos que el porcentaje de personas que desarrolló anticuerpos es bajo, es por esto que la segunda dosis es muy necesaria para lograr una inmunidad suficiente”, agregó Bueno.

De acuerdo a lo explicado por la investigadora, la “vacuna induce principalmente anticuerpos ‘anti-Spike’ (proteína que interactúa con la célula para infectarla) y, en menor proporción, anticuerpos contra la nucleoproteína. Esto podría ser distintivo de la inmunidad inducida por la infección”.

Bueno explica que la vacuna de Sinovac, bautizada como CoronaVac, funciona por la generación de linfoncitos T, los que actúan contra Spike, que resultan clave para la respuesta anti-viral.

“Una característica particular de nuestro estudio es que detectamos linfocitos T específicos contra proteínas diferentes de Spike. En trabajos anteriores no se había detectado respuesta contra otras proteínas de este virus y en nuestro estudio logramos identificar que efectivamente la vacunación con CoronaVac promueve la generación de estas células que secretan la citoquina interferón gamma, importante para la respuesta anti-viral”, afirma Bueno.

“Actualmente seguimos analizando la respuesta inmune basada en anticuerpos y células de voluntarios vacunados en el esquema 0-14, pero también aquellos vacunados en el esquema 0-28. Este último esquema es el que se está utilizando en nuestro país, por lo que nuestros esfuerzos ahora están focalizados en obtener esta información respecto a la respuesta inmune inducida por la vacuna”, finaliza.

Continuar Leyendo

LO+ LEIDO AHORA