En lo que suponen buenas noticias, este miércoles el regulador sanitario local aprobó la vacuna monodosis de Johnson&Johnson, para impulsar la campaña de vacunación que ha alcanzado a cerca de un 8% de los 212 millones de brasileños con una primera dosis, y a un 2,3% con las dos.

En tanto, el hambre se abre paso en el país, que registró un desempleo del 14,2% en el trimestre de noviembre a enero.