Connect with us

Columna de Opinión

¿Quién es el culpable?Por: Fernando Maureira Budinich

Published

on

Todos tenemos a alguien cercano, o nosotros mismos, que ha sido víctima de un asalto, robo de la casa, el auto, los lentes, una joya, cartera, etc. También vemos como la droga se va tomando barrios, escuelas, universidades, política y cualquier lugar público, por lo mismo, vamos exigiendo al gobierno de turno que haga algo, pedimos y exigimos que se cumpla la ley, que no haya puerta giratoria, que se endurezcan las penas, que los jueces, fiscales y policías hagan su trabajo.

Pero… ¿Quién es realmente el culpable de éste problema?, quisiéramos ser como otros países donde casi no tienen delincuencia, no hay tráfico visible, han disminuido el consumo de alcohol, etc. En cambio, según la Subsecretaría de Prevención del Delito en informe que emitió en Mayo de 2018 se da cuenta de un alza en tres de los delitos más violentos (robo con intimidación alza de 9,6%, homicidio 17% más y violación con aumento del 5%).

Para dilucidar quién es el culpable les voy a realizar un ejercicio contándoles una historia.

Un día una familia trabajadora con todas las dificultades que tiene cualquier familia, donde el sueldo obtenido no es el que quieren o creen necesitar, debe pagar deudas, amanecerse trabajando, los hijos en colegios donde requieren materiales, otro en la Universidad que requiere pensión, libros, etc. Se ven en la necesidad de comprar un computador para los trabajos de los mismos estudiantes, aprovechando los hijos piden que tenga características “gamer”, ¿Por qué no? Al cotizar un equipo así en tiendas su valor no es inferior a los $ 900.000.-, uno de los hijos lo ve en un grupo de ventas en internet, donde el anuncio dice que está casi nuevo, que su valor en tienda de ese equipo es superior al millón de pesos y que por apuro lo venden en $ 200.000.- Lo primero que se piensa es que es una ganga, que no se debe desaprovechar y hay que comprarlo antes de que otro se lo lleve, además se le cruza por la cabeza que los más probable es que sea robado… pero… no importa, al final gana el más vivo y es muy poco probable que me lo quiten por la “receptación”.

Bueno resulta que ese computador, sí era robado, en un “portonazo”, donde la víctima la dejaron herida de gravedad delante de su familia. Los asaltantes, como es común, eran menores de edad, que para celebrar compran sus vicios (drogas, alcohol, cigarros y otros.) y para poder seguir su ritmo hicieron a lo menos 3 asaltos más, con consecuencias parecidas.

Después de ésta historia, vuelvo a preguntar ¿Quién es el culpable?, para mí, es el que compro la ganga, debido a que desde el primer minuto sabía que era robado y al igual que un jefe de mafia, le dio una remuneración a ese delincuente para obtener el computador tan deseado, a la vez es culpable  de las heridas y el trauma de la victim…total… ganó el más vivo, pero también es culpable de los burreros muertos por traer la droga que consumieron con su dinero que pagó por el trabajo hecho al delincuente, sí, porque los pititos y gramitos de drogas que le compraron al microtraficante fueron ingresados por una persona que si no lo hacía lo matarían igual, o la amenaza de matar a sus hijos y familia.

Ahora que sabes cómo se financió el delincuente que tanto aborreces, te pregunto, ¿Estás dispuesto a seguir financiando el homicidio, tráfico, violaciones, “corrupción” que existen y que tanto odiamos? O ¿estás dispuesto a generar un cambio social en tu entorno para hacer lo correcto? Y si no, simplemente no se queje.

Seguir Leyendo

Columna de Opinión

“Trabajo infantil: Un factor que perpetúa la pobreza” Por Alejandra Fuenzalida, Directora Ejecutiva de United Way Chile.

Published

on

En junio conmemoramos el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, fecha que se encuentra instituida desde 2002 por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), para así unir fuerzas para enfrentar esta realidad y concientizar a la población mundial acerca de la magnitud del problema.

 

Si bien Chile presenta una de las tasas más bajas de esta problemática en Latinoamérica, datos de la OIT dejan en evidencia que, al menos 220 mil niños, se encuentran realizando algún tipo de labor a cambio dinero. Y, algo no menor, son las labores que estos jóvenes desempeñan: del total, un 26% de entre 15 y 17 años realiza actividades en almacenes familiares, comercio ambulante, siembra, desmalezado, corte de pasto, cosecha, fumigación, entre otros.

El término “trabajo infantil” suele definirse como todo aquel trabajo que priva a los niños de su “niñez”, su dignidad y su potencial, y que es perjudicial para su desarrollo psicológico y físico. Y, si analizamos bien este panorama a nivel país, es impactante que, situándonos en el siglo XXI, esta problemática siga teniendo cabida en la contingencia nacional.

Es urgente que, a pesar de que el Ejecutivo ha presentado importantes avances en esta materia, todos comencemos a tomar cartas en el asunto, ya que tan sólo la suma de 220 mil niños son 4 estadios nacionales llenos. Es un hecho que erradicar de la noche a la mañana esta problemática no será una tarea fácil, ya que el daño que causa el trabajo infantil va desde frenar el pleno desarrollo de las capacidades y afectar su desempeño académico, hasta aumentar la precariedad en su inserción en el mercado laboral y afectar sus oportunidades de superar condiciones de pobreza y vulnerabilidad en su vida adulta.

Entonces, para no seguir perpetuando la pobreza, como United Way Chile creemos que el gran desafío de todos radica en empezar con un cambio de mentalidad, donde la familia y los establecimientos educacionales de cada niño estén fuertemente ligados. Debemos ser capaces de trabajar todos, tanto el sector público como privado, en la ampliación de las expectativas y aspiraciones en la educación formal, como herramienta que generará una mejor calidad de vida a nivel individual y familiar.

Con este punto de partida, podremos comenzar a ver cambios, ya que como lo señaló el Premio Nobel de la Paz de 2014, Kailash Satyarthi, “no se puede erradicar la pobreza y el desempleo en adultos, hasta que el trabajo infantil sea completamente abolido”.

 

Seguir Leyendo

Columna de Opinión

«Mujeres y trastorno de ansiedad» Por Dra. Érica Castro, matrona e investigadora U. San Sebastián

Published

on

Según la Organización Mundial de la Salud, al menos 264 millones de personas en el mundo padecen trastornos de ansiedad (TA), un incremento de 15% los últimos 10 años. En Estados Unidos, estos trastornos son los más frecuentes en salud mental y se prevé que cerca de 25% de la población experimentará algún tipo de sintomatología asociada a esta enfermedad, considerado como la verdadera epidemia silenciosa del siglo XXI.

Los TA son las alteraciones psiquiátricas más comunes que afectan a las mujeres durante su edad fértil y en el período circundante al parto, es un momento particularmente estresante que hace aumentar el riesgo de que algunas desarrollen o tengan una exacerbación de síntomas y trastornos preexistentes de ansiedad.

Con frecuencia, la ansiedad acompaña a los síntomas de la depresión, y muchas veces los síntomas de ansiedad es el motivo principal de consulta en gestantes y puérperas. A su vez, los síntomas de ansiedad durante el embarazo son uno de los factores de riesgo, más fuertemente asociados para la depresión posparto, un trastorno moderado o severo que por lo general empieza cerca de los tres meses posteriores al nacimiento, pero en la práctica clínica, puede tener su inicio durante un lapso más extenso que comprende desde la gestación hasta un año post parto.

Es normal que las mujeres gestantes o aquéllas que experimentan por primera vez la maternidad declaren síntomas de ansiedad. Hasta dos tercios de las mujeres experimentan preocupaciones, que comúnmente consisten en miedo a: tener una criatura con malformaciones, complicaciones durante la gestación o durante el parto, no tener habilidades o destrezas para la crianza, incapacidad para amamantar, transformaciones en la relación de pareja y en la estructura familiar, problemas económicos. No obstante, sólo cuando las preocupaciones y los síntomas de ansiedad interfieren con el día a día y causan angustia significativa es que se consideran anormales y pueden ser parte de un TA.

Se plantea que los síntomas de ansiedad se correlacionan con los variados cambios biológicos que ocurren en las mujeres durante la gestación, incluyendo elevaciones de la frecuencia cardíaca, variaciones en los niveles hormonales, respiración superficial debida a la amplitud abdominal, cambios que pueden conducir a una mayor sensibilidad y estrés. Asimismo, mujeres con antecedentes personales o familiares de TA son particularmente vulnerables a estos cambios.

 

Así, desde la perspectiva médica, una gran preocupación es el impacto que estos trastornos pueden tener en el bienestar de la mujer y la criatura. Múltiples estudios han informado una mayor tasa de complicaciones periparto tales como síndromes hipertensivos, bajo peso al nacer, parto prematuro, trabajos de parto prolongados y hemorragia posparto, entre otros.

 

Además, las mujeres con ansiedad son más propensas que las no ansiosas a reportar experiencias hospitalarias negativas, menor capacidad para cuidar a su hijo o hija y presentar dudas sobre sus habilidades para generar vínculo. Pero, también se han informado resultados negativos en el o la recién nacido/da, incluidos bajo peso al nacer, relación deteriorada madre e hijo o hija, débil desarrollo cognitivo y motor, mayor riesgo de trastorno por déficit atencional/ hiperactividad y otros trastornos emocionales y problemas de conducta desde el nacimiento hasta los 4 a 8 años de edad.

En resumen, todos los estudios sugieren un beneficio potencial de la detección oportuna de la ansiedad tanto durante la gestación como después del parto, con el objetivo de una identificación y tratamiento adecuado y oportuno para reducir los riesgos asociados con los TA.

 

Dra. Érica Castro, matrona e investigadora U. San Sebastián

Seguir Leyendo

Columna de Opinión

“Proyecto de reforma al notariado” Por Marco Antonio Sepúlveda Director del Magíster en Derecho Registral e Inmobiliario, U.Central

Published

on

El proyecto que envió el Gobierno al Congreso parte de dos antecedentes indesmentibles; el primero, que el sistema notarial y registral que ha regido a nuestro país “ha constituido un pilar fundamental de seguridad en el tráfico jurídico”; y el segundo, que la actividad económica y el comercio requieren de mayor dinamismo, flexibilidad y eficiencia, pero “manteniendo niveles de certeza jurídica”. Esto último, además, pone de manifiesto que la actividad económica y la seguridad jurídica no son dos fuerzas en tensión; por el contrario, la teoría económica del derecho nos demuestra con toda nitidez que a mayor seguridad jurídica se logran mercados más eficientes.

No obstante que hay coincidencia con el Gobierno en el diagnóstico de varios problemas que presenta el sistema, se debe actuar con prudencia y sensatez en la búsqueda de las soluciones. Los objetivos que explicita el proyecto son reducir las barreras de entrada y la discrecionalidad de los nombramientos, perfeccionar el sistema de fiscalización, aumentar la competencia en el sistema notarial, disminuir asimetrías de información, incorporar estándares de transparencia y probidad, modernizar la actividad y la desnotarización.

En el papel se trata de objetivos plausibles; sin embargo, se nos presentan aprehensiones con algunas de las reformas que se proponen para lograrlos; tales como, la creación de los “fedatarios”, cuya independencia y fiscalización genera legítimas dudas; el límite de 21 años en el cargo y la eliminación de las categorías, lo que es contradictorio con una carrera funcionaria; nombramientos en base a ternas, lo que siempre ha sido fuente fecunda de designaciones injustas; la creación de un Consejo Resolutivo de Nombramientos integrado por ningún experto en derecho registral y notarial, con un aporte extraordinariamente discreto al mejoramiento del sistema, financiado con el erario nacional, y la fiscalización por parte de los fiscales judiciales, lo que no asegura ninguna mejora en los estándares actuales, sumado al colapso indesmentible de la dependencia de notarios y conservadores al Poder Judicial, donde la Corte Suprema no ha ejercido en toda su dimensión legal la adecuada superintendencia del cuerpo notarial y registral. Todo lo anterior es sin perjuicio de los aspectos que omite el proyecto.

 

 

 

Seguir Leyendo

NOTICIAS TRENDING