Sistema alertó con 71 segundos de anticipación la percepción del sismo de 6,3 en Tongoy

Xancura cuenta con estaciones de monitoreo entre La Serena y Concepción.

 

Un sistema ideado por cuatro ingenieros chilenos logró detectar y avisar con casi un minuto de anticipación la percepción del sismo de 6,3 Richter con epicentro cerca de Tongoy que sacudió este jueves a Coquimbo.

El sistema -bautizado como «Xancura»- cuenta con dispositivos que emiten una alerta de un evento sísmico y están conectados a una red de estaciones de monitoreo distribuidas entre La Serena y Concepción.

Una vez detectado el movimiento telúrico, «Xancura» dio el aviso preventivo a distintas industrias e instituciones estatales de la zona.

Los sensores pueden medir, tanto la velocidad, como la aceleración del movimiento oscilatorio (en tres ejes). Luego, la señal pasa por un software que calcula las intensidades que se podrán sentir en distintas localidades y el tiempo en que el sismo las alcanzará, generando la alarma.

A principios de junio la Escuela Balneario de Cachagua en la comuna de Zapallar se convirtió el primer centro educacional del país con un moderno sistema de alerta de sismos, el cual comprende equipos de alerta sísmica, tanto en el establecimiento, como en el centro de control de emergencias de la municipalidad.

Este sistema que está destinado en una primera etapa a los 150 alumnos del colegio, es realidad gracias a Xancura, quienes además entregan datos que son usados para estimar probabilidades de potencial tsunami.

El Sismo que estuvo precedido por otros cinco temblores menores, alertó a los habitantes de la comuna de Coquimbo y a los habitantes del Balneario de Tongoy.